recomendacion literario niebla, recomendacion literaria libos con atenea

Un Paraguas Cerrado Por Carolina Ferreira Ganadora Del Concurso Literario Niebla

Hay novelas que son mucho más que novelas. Hay novelas que son umbrales hacia otros universos. Hay novelas que nos permiten acceder por milagro del oficio literario a verdades que quizás ni la ciencia vislumbró. Novelas anticipatorias, presagiosas de espacios que nos enseñan que esta no es la única realidad, el único mundo posible. Hay novelas que no son novelas, sino
nivolas.

Leía Niebla por primera vez en mi adolescencia. Era una tarea escolar y me esmeré. La profesora creyó que había “plagiado” el artículo y en lugar de recibir una buena nota, recibí una amonestación. Sin embargo, eso me hizo pensar que estaba en la ruta correcta. Ha sido desde entonces mi ruta. La ruta de las letras..

Ahora que releo esta obra me doy cuenta de la enorme cantidad de sutiles visiones acomodadas entre esas líneas que plantean a través de personajes simples, llanos, casi transparentes las preguntas fundamentales de la existencia. Pero no es una novela existencial. Va más allá. Es una novela  metafísica. Indaga en lo que no podemos ni medir, ni probar. Desde el prólogo, don Miguel muestra una libertad de ideas y expresión que ahora, de adulta, me dejan aún más sorprendida.

Esta novela es un compendio de filosofía. Filosofía moral, ética, estética, humana. Es epistemológica, también. No es fácil reconocer todas las intertextualidades que trae don Miguel a colación, haciéndolas propias en esta novela en que inventó la rebeldía de un personaje contra su autor, cuestionado la idea de determinación y poniendo en el eje de la cuestión la idea del libre albedrío. Se adelanta al existencialismo de una manera tan propia y castiza que no queda otra que aplaudir la excelsa claridad mental del enorme pensador español, volcada en ese escenario quieto, de costumbres arraigadas, conservador y duro de mollera, como decía el propio autor.

Dice el personaje central, al inicio de la novela, que un paraguas cerrado es más bello que un paraguas abierto. Porque el paraguas abierto responde a la utilidad. El cerrado, en cambio, aunque inútil, es una pieza estilizada, admirable. ¿Por qué hemos de vivir para algo? ¿Por qué nuestras acciones deben ser conducidas por propósitos ajenos? ¿Cuál es el motor vital? ¿Y hacia dónde nos conduce? 

¿Y la niebla? Sí, esa que conocemos todos, esa en medio de la cual desenvolvemos la existencia. Es a través de ella que nos movemos. Con ceguera, con lucidez, con dudas, con fe, sin estar jamás ciertos del todo. Compendio de anhelos de respuestas es esta Niebla amada.

Consigue Tu Libro

https://amzn.to/2IkLXpa

Retour au blog

Laisser un commentaire